La ciberseguridad es más que una necesidad; es un imperativo estratégico en el 2024, A medida que enero se acaba, es crucial para las empresas y profesionales no solo planificar, sino también ejecutar estrategias de ciberseguridad robustas. 

Aquí les presentamos 10 pasos detallados para realizar en  el panorama de la ciberseguridad en 2024, para todo tipo de empresas. 

1. Evaluación del Estado Actual de Ciberseguridad¿Dónde estamos ahora?

Esta pregunta es el punto de partida. Realizar un diagnóstico completo de su situación actual de ciberseguridad es esencial. Esto implica no solo revisar las políticas y protocolos existentes, sino también evaluar la efectividad de las herramientas y tecnologías en uso. Identificar las fortalezas y debilidades en su infraestructura actual es el primer paso para fortalecer su postura de seguridad.

Para establecer un plan de trabajo en ciberseguridad adecuado a las necesidades específicas de cada empresa, recomendamos comenzar con un análisis DOFA (Debilidades, Oportunidades, Fortalezas y Amenazas) o FODA. Este enfoque permite una comprensión integral de la situación actual de la empresa en términos de ciberseguridad, identificando áreas críticas que requieren atención y oportunidades para fortalecer las defensas. 

Es importante resaltar que, en el 2024, empresas de ciertos sectores deben estar particularmente atentas a cumplir con normativas como la ISO 27001 en su nueva versión. Además, deben considerar algunos requerimientos y controles comerciales en seguridad que son esenciales para mantener no solo la conformidad normativa, sino también para asegurar una protección efectiva contra las amenazas cibernéticas en constante evolución. Este análisis DOFA/FODA, por lo tanto, no solo guía la estrategia de ciberseguridad de la empresa, sino que también asegura su alineación con las expectativas y requisitos regulatorios y comerciales actuales.

2. Desarrollo de un Plan de Trabajo Integral

La ciberseguridad es un esfuerzo de equipo. Establecer roles claros y responsabilidades específicas es fundamental. Cada miembro del equipo debe comprender su papel en la protección de los activos digitales. Este plan debe incluir actividades regulares, como actualizaciones de software y capacitaciones, así como protocolos de respuesta ante incidentes.

Para la efectividad del plan de trabajo en ciberseguridad, es crucial establecer un cronograma detallado con fechas específicas. Esto incluye la programación de auditorías internas o externas, las cuales son fundamentales para evaluar la eficacia de las políticas y prácticas de seguridad actuales. Además, es importante determinar períodos específicos para realizar y revisar diversos controles de seguridad. Entre estos controles, se deben incluir pruebas de ethical hacking, que ayudan a identificar vulnerabilidades antes de que sean explotadas por actores maliciosos. Asimismo, se debe prestar atención a la ciberinteligencia para anticipar y responder a amenazas emergentes. La formación continua del personal en ciberseguridad también es un componente esencial de este plan, asegurando que todos los empleados estén equipados con el conocimiento y las herramientas necesarias para defenderse contra ataques cibernéticos. Establecer estos elementos con fechas claras y objetivos definidos es vital para mantener una postura de seguridad robusta y proactiva.

3. Identificación y Gestión de Riesgos

El análisis de riesgos es una herramienta poderosa. Identificar las principales amenazas permite a las empresas priorizar y desarrollar estrategias específicas para mitigar estos riesgos. Este proceso debe ser dinámico, adaptándose a las nuevas amenazas a medida que emergen.

Identificar los riesgos es un paso fundamental y varía según cada sector o empresa. Enfrentar la ciberseguridad a través de la gestión de riesgos es una estrategia efectiva, y metodologías como la ISO 31000 pueden ser de gran utilidad en este proceso. Al identificar claramente los riesgos, las empresas pueden desarrollar un plan de tratamiento de riesgos específico, permitiendo mejorar y fortalecer los controles de ciberseguridad en este 2024.

riesgos

4. Pruebas de Ethical Hacking y Análisis de Vulnerabilidades

Las pruebas de ethical hacking y los análisis de vulnerabilidades son más que una auditoría; son una revelación. Al simular ataques, las empresas pueden identificar y corregir debilidades antes de que sean explotadas. La inclusión de pruebas de ingeniería social evalúa la preparación de los empleados frente a tácticas de manipulación e influencia. 

En este 2024, es importante reconocer que el panorama de la ciberseguridad ha evolucionado significativamente. Ya no es suficiente realizar pruebas de seguridad una vez al año, especialmente en sectores críticos como el bancario, fintech y salud. Estas industrias requieren un enfoque de pruebas continuas para mantenerse a la vanguardia de las amenazas cibernéticas en constante cambio. Además, las empresas deben familiarizarse e integrar los conceptos de Red Team y Blue Team en sus estrategias de ciberseguridad. Mientras que los Red Team simulan ataques para probar la eficacia de las medidas de seguridad, los Blue Team se centran en la defensa y la mejora continua de las infraestructuras de seguridad.

Esta combinación de evaluación ofensiva y defensa proactiva es crucial para una estrategia de ciberseguridad robusta y resiliente en el dinámico entorno actual. Cloud seguro te puede apoyar en el siguiente link te explicamos algunos servicios.

5. Adaptación a los Cambios Normativos

La conformidad con normativas como la ISO 27001:2022 no es solo una cuestión de cumplimiento legal; es una cuestión de credibilidad y seguridad. Mantenerse actualizado con estas normativas y adaptar las prácticas de seguridad en consecuencia es crucial para la protección de datos y la integridad empresarial.

En el año 2024, la adopción de la ISO 27001 – Versión 2022 se vuelve crucial para las empresas que buscan mejorar su ciberseguridad. Esta nueva versión de la norma representa una evolución significativa en los estándares de seguridad de la información, ofreciendo un enfoque más adaptado a los desafíos actuales. Para las empresas ya certificadas bajo la versión 2013, es esencial comprender que se avecinan auditorías y cambios necesarios para alinearse con esta nueva normativa. La transición a la versión 2022 no solo es un requisito para mantener la certificación, sino también una oportunidad para fortalecer las estrategias de ciberseguridad y asegurar una protección más efectiva contra las amenazas emergentes en el entorno digital.

Asimismo, los cambios normativos en temas de privacidad son de gran importancia, destacando la integración de la ciberseguridad con la protección de datos personales. En este contexto, la norma ISO/IEC 27701 sobre privacidad cobra especial relevancia, estableciendo un marco para la gestión de la información personal y reforzando la necesidad de una estrategia de ciberseguridad que esté alineada con los estándares de privacidad y protección de datos.

6. Ejercicios de Continuidad del Negocio

¿Qué sucede después de un ataque cibernético? Los ejercicios de continuidad del negocio no solo preparan a las empresas para responder a incidentes, sino que también ayudan a minimizar el impacto operativo y financiero. Estos simulacros son esenciales para garantizar que la empresa pueda seguir funcionando incluso en las peores circunstancias.

Para abordar eficazmente la continuidad del negocio en el contexto de la ciberseguridad, especialmente en entornos de nube, recomendamos adoptar estándares como la ISO 22301. Esta norma proporciona una estrategia clara y pasos concretos para asegurar la continuidad del negocio, lo que resulta esencial en la era digital. Al integrar la ISO 22301 en las prácticas de ciberseguridad, las empresas pueden mejorar su capacidad para responder y recuperarse de incidentes cibernéticos. Esto incluye la realización de ejercicios de simulación de ataques e incidentes, que son cruciales para medir los objetivos de tiempo de recuperación (RTO) y el punto de recuperación (RPO).

Estos ejercicios no solo permiten evaluar la resiliencia en entornos de nube como AWS, Microsoft Azure o Google Cloud, sino que también identifican áreas de mejora para garantizar una respuesta rápida y eficiente, minimizando el impacto en las operaciones y servicios críticos. Adoptar la ISO 22301 es un paso adelante en la integración de la continuidad del negocio con la ciberseguridad, fortaleciendo así la postura general de seguridad de la empresa.

7. Capacitación y Formación Continua

La ciberseguridad es tan fuerte como el eslabón más débil, y a menudo ese eslabón es el factor humano. La capacitación regular en ciberseguridad es vital. Utilizar métodos como la gamificación puede hacer que el aprendizaje sea más atractivo y efectivo, aumentando la retención de conocimientos y la conciencia de seguridad. La formación y capacitación son esenciales para forjar una cultura de ciberseguridad robusta. En Cloud Seguro, reforzamos esto con pruebas de ingeniería social y soluciones de aliados como KnowBe4, asegurando una preparación completa y efectiva contra las amenazas cibernéticas.

8. Fomento de la Ciberresiliencia

La ciberresiliencia va más allá de la prevención; se trata de prepararse para lo inevitable. Fomentar una cultura donde la prevención, detección y respuesta rápida sean prioritarias es esencial para recuperarse de incidentes de ciberseguridad con agilidad y eficacia.

Las empresas, junto con roles clave como CISOs y CTOs, deben entender que enfrentar incidentes de seguridad es una posibilidad real. La mejor estrategia es adoptar la ciberresiliencia, preparándose no solo para prevenir, sino también para responder y recuperarse eficazmente de los incidentes. En el siguiente video de Cloud Seguro te mostramos sobre Ciberresiliencia.

9. Priorización de la Ciberseguridad

La ciberseguridad no debe verse como un gasto, sino como una inversión esencial en la viabilidad y el éxito a largo plazo de cualquier empresa. Integrar la ciberseguridad en todas las facetas de la operación empresarial y considerarla en la toma de decisiones estratégicas es fundamental.

La ciberseguridad debe ser considerada como un elemento estratégico clave en las empresas, no como una obligación, sino como un factor crítico para mantener su relevancia y competitividad. En este contexto, la ciberseguridad trasciende el mero cumplimiento normativo y se convierte en una inversión de impacto, esencial para la protección y el éxito sostenible de la compañía.

En el panorama actual de la ciberseguridad, es cada vez más común ver roles estratégicos como el Cyber Risk Manager, el Financial Analyst especializado en ciberseguridad y el Insurance Specialist. Estos profesionales desempeñan funciones clave en la integración de la gestión de riesgos cibernéticos con la planificación financiera y la mitigación de riesgos a través de seguros. Su presencia en las organizaciones subraya la importancia de abordar la ciberseguridad no solo desde un punto de vista técnico, sino también desde una perspectiva estratégica y financiera. Los nuevos roles también se están empezando a ver en Latinoamérica y van a ser elementos importantes.

10. Adopción de Nuevas Tecnologías

Finalmente, la adopción de nuevas tecnologías como la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático puede ser un cambio de juego en la ciberseguridad. Estas tecnologías no solo mejoran la eficiencia de los controles de seguridad, sino que también permiten una respuesta más rápida y precisa a las amenazas.

En conclusión, la ciberseguridad en 2024 requiere una aproximación estratégica y adaptativa. Al seguir estos pasos, las empresas no solo pueden proteger sus activos digitales, sino también prepararse para el futuro en un mundo cada vez más conectado y dependiente de la tecnología.

En 2024, es imperativo para las empresas incorporar tecnologías avanzadas como la inteligencia artificial, la ciberinteligencia y la automatización de procesos. Una problemática común en muchas organizaciones es la presencia de sistemas como SOC (Security Operations Center), NOC (Network Operations Center) y soluciones de Endpoint, pero con una capacidad limitada para interpretar y actuar sobre los datos que estos sistemas generan. La clave está en integrar estas tecnologías con herramientas y estrategias que permitan no solo recolectar datos, sino también analizarlos y convertirlos en acciones de seguridad efectivas y proactivas. Analizar e interpretar los datos que recolectan diferentes sistemas una clave para la ciberseguridad.

En Cloud Seguro, ofrecemos una amplia gama de productos y servicios diseñados para apoyarte en la implementación efectiva de la ciberseguridad. Entendemos que muchas empresas y clientes carecen del tiempo, equipo o conocimientos necesarios para abordar los retos de la ciberseguridad. Por eso, estamos aquí para ayudarte a aumentar tu nivel de madurez en ciberseguridad, asegurando que tu organización esté equipada no solo para enfrentar los desafíos actuales, sino también para anticiparse y crear una cultura de ciberresiliencia. 

Nuestros clientes nuestra mejor carta de presentación en toda Latinoamérica, Colombia y Estados Unidos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.